Pessoa y poesía

Hoy va la cosa de aniversarios, de los papis, del blog, de los viajes, del fin del erasmus, de todo en definitiva de lo que dejo aquí esperando que sirva para los que vienen o al menos para mí.

Hace ya más de un año que comenzó la andadura en este blog. Lo cierto es que no he escrito todo lo que esperaba, pero espero dedicarle a partir de ahora (que ya se acerca la preparación) el tiempo que me propuse en un principio.

Últimamente, tras mi viaje por Portugal, he descubierto a un autor, Pessoa, que me trae de cabeza con sus poemas y su visión del mundo tan particular, y quería pasar por aquí para dejaros uno que me llamó bastante la atención. Dice así:

 

Leí hoy casi dos páginas del libro de un poeta místico,

y me reí como quien ha llorado mucho.

 

Los poetas místicos son filósofos enfermos,

y los filósofos son hombres locos.

 

Porque los poetas místicos dicen que las flores sienten

y dicen que las piedras tienen alma

y que los ríos tienen éxtasis al claro de luna.

 

Pero las flores, si sintiesen, no serían flores,

Serían gente;

y si las piedras tuviesen alma, serían cosas vivas, no serían piedras;

 

y si los ríos tuviesen éxtasis al claro de luna,

los ríos serían hombres enfermos.

 

Es necesario no saber lo que son las flores y las piedras y los ríos

para hablar de sus sentimientos.

Hablar del alma de las piedras, de las flores, de los ríos,

es hablar de sí mismo y de sus falsos pensamientos.

Gracias a Dios que las piedras son sólo piedras,

y que los ríos no son sino ríos,

y que las flores son sólo flores.

 

Por mí, escribo la prosa de mis versos

y quedo contento,

porque sé que comprendo la Naturaleza por fuera;

y no la comprendo por dentro

porque la Naturaleza no tiene dentro;

sino, no sería la Naturaleza.

 

Es cierto que a veces nos empeñamos en ver cualidades en cosas que a lo mejor no las tienen y que por momentos, ya sea por euforia o por abatimiento perdemos un poco el sentido de la realidad y los pies ya no nos quedan tan firmes en la tierra. Sin embargo yo soy partidario de creer en los procesos, de cambio y de regeneracióń, que aunque no aporten milagros, sí nos conduzcan a un crecimiento contíuo.

En medicina es fundamental la formación y la actualización constante, eso lo tenemos claro, no existen los milagros, si no el esfuerzo, la constancia y la superacióń. Tanto de los profesionales, como del paciente que sufre por su salud.

Sería curioso, a veces, trasladar también esa filosofía hacia el ámbito más personal.

Feliz semana 🙂

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s